lunes, 27 de diciembre de 2010

I'm back in town

Luego de unas levemente aburridas vacaciones junto a la flia y los abuelos maternos, he regresado.
Obviando la ya mencionada paupérrima navidad, poseo algo más para quejarme esta vez.

No sé si la gente suele veranear en el mes de Diciembre; Yo lo hice casi toda mi vida por preferencia de mis progenitores. Solíamos tener una casita en Valeria del Mar a la cual  nos íbamos a principios o mediados de dicho mes, para pasar las fiestas allá junto con la familia pinamarense.
De todos los años que fui (y tengo memoria), jamás de los jamases vi que la ciudad esté "armada" -por decirlo de alguna manera- para los turistas. Recién a mediados de Diciembre, a poquísimos días de las fiestas, los obreros se ponen en campaña para plantar las florcitas, hacer las fuentecitas, armar los standcitos y demás cositas estupiditas que uno suele ver en las vacaciones. Al llegar este año, lo primero que noté fue los típicos stands de autos sobre la Av. Bunge, que estaban completamente sin armar. A los dos días, la mayoría ya estaban casi contruidos; Y a los tres o cuatro días, finalizados en su totalidad.
En la rotonda principal, donde históricamente hubo un árbol de navidad gigante adornado con luces de colores, ahora había escombros. Días más tarde me di cuenta que estaban haciendo una fuente de cemento, que como no podía ser de otra manera, desentona totalmente con el lugar.
Además, debo decir que pareciera que el horario de los trabajadores es de 10 de la mañana a 4 de la tarde, digamos que se rascan bastante las pelotas. Me he levantado a las 8 de la mañana para ir a la playa, y había poco y nada de gente trabajando; Pero después se los veía sufrir al mediodía, todos en cuero y mostrando las rayas de sus culos. ¡Bombón, si no querés cagarte de calor empezá a laburar más temprano!
El colmo fue cuando, en el centro, vi a gente colgando guirnaldas navideñas de unas columnas, siendo que era 23 de Diciembre a las 11 de la noche.  ¿Me estás gastando? ¡En cualquier shopping empiezan en Octubre con la decoración muchachos!

Me rompe soberanamente las pelotas irme de vacaciones y tener a un tipo en cuero, mostrando la raya y martillándome al lado mientras yo meriendo con mi familia en algún café. Está todo bien, sé que están laburando y me parece correctísimo; Pero no puede ser que ya haya empezado la temporada y vos todavía me estés con el martillito loco. En lo que a mí respecta, me importa absolutamente nada que la ciudad esté preparada o no, no me fijo en las apariencias; Pero lo que sí me molesta es que la gente no haga las cosas cuando debe, y por ende perturbe a los demás. Laburás solamente 3 meses al año, organizate y tené todo listo para la gente que llega en busca de paz, no de rayas vistosas y panzas sudorosas la re concha de tu madre.

5 comentarios:

Tom dijo...

Extrañaba esto.

Saludos desde lejos.

Peperina dijo...

Seguro es mejor que pasarlo acá, con 37º de temperatura, cortes de luz, paro de bancarios, shock consumista...

Y como plus, en la costa estás lejos y a resguardo de cualquier muerto que sale del placard y que una, con el pedo monumental que tiene, le vuelve a dar una oportunidad!!

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

lo pasaste genial! :P buen año!!

Anónimo dijo...

Estás segura de que te fuistes a Pinamar? Es uno de los lugares top de la costa, no me imagino ver rayas de culo por doquier.

sofía dijo...

¿Qué extrañabas Tom? Jajaja. Me pregunto de cuán lejos vienen tus saludos, ¿andás vacacionando?


Peperina, toda la razón en cuanto a la temperatura, pero ya andaba extrañando las amistades. Lo de los muertos en el placard no me pasó nunca, pero me comentarion que en la fiesta de navidad (a la cual hubiera asistido si estaba acá) se me juntó jodidamente el ganado, había cuatro chongos míos; De la que zafé!


Jajaja gracias Jenny, igualmente para ud!


Segurísima anónimo. Pasa que a partir del primero de Enero las rayas y buzardas sudorosas desaparecen por arte de magia.