martes, 22 de marzo de 2011

Trendy

El sábado al mediodía venía yo, rebotando al son de unas copadas músicas en mi amado Sarmiento, cuando la vi. Indescriptible es lo que sentí al momento de visualizar su figura. ¿Pavor? ¿Vergüenza? ¿Risa? ¿Todo junto? No lo sé. Horror quizás.
Lo que sí es descriptible es lo que vi. A medida que vaya describiéndola, quiero que la imaginen bien concentrados, y que comparen el resultado final de su imaginación con el dibujo que voy a hacer. No prometo una gran obra de arte, sólo un modelo para poder poner en imágenes mis palabras.

Acá vamos. Imaginen una mujer de tez muy blanca, con un pelo rubio sin vida que le llegue apenas por debajo de los hombros. Su presencia es un tanto lánguida, no llama la atención para nada. Hasta podría decir que tenía bastante cara de boluda. Imaginen que tiene su hombro apoyado contra la puerta del tren, y los pies cruzados. Imaginen también que tiene una remera de un verde un poco más oscuro que este, con rayas finitas horizontales de un color muy similar a este otro. Esta remera tiene cuello redondo, y mangas 3/4. Prosigan imaginando un pantalón que le llegaba hasta bastante por encima del tobillo, de color caqui (algo así como esto, pero un poco más marrón), y a continuación unas zapatillas deportivas grises, de las que salían unas medias de un color negro bien gastado que llegaban casi hasta el comienzo del pantalón. Para coronar, un buzo atado a la cintura, color rosa bebé.


Este es el resultado:

Zoy una fiel zeguidora de Me daz Urticaria,
¡Qué bueno ez que hablen de mí!

4 comentarios:

sofía dijo...

Juro que verlo en vivo era otra cosa eh, esto no le llega ni a los talones.

Fló dijo...

Cada loco con su tema no? jajajajaj.. Me mato el color "caqui"
Un beso, que andes bien!

Tom dijo...

Quizas se levantó en un mal día y todo le chupaba un huevo.

Y mimalos, vas a ver que alegres se ponen.

Fėdė dijo...

una mujer a la que no le importa el que dirán. me encanta.
hoy el sarmiento fue un asador de chapa con aromas mixtos a uhmanidad. No la pasé bien. Que bien que arrancó el otoño eh?