viernes, 12 de agosto de 2011

Juro que no puedo aceptar el hecho de que, además de cursar de lunes a sábado, los sábados son los días que más carga horaria tengo.
Me pone mal, me pone mal. *dorso de la mano en la frente para agregarle dramatismo*


update
¿Acaso presenciaron lo que yo? Se hizo de noche en pleno mediodía y comenzó un bombardeo de éstas cosas. (En realidad las primeras eran bastante más grandes, pero fue la foto que pude conseguir por ahí)

3 comentarios:

Axolotl dijo...

Que garrón ser pajarito un día así.

Peperina dijo...

Qué garrón ser YO un día así.

(Pará, qué comentario de mierda que hice. Para resarcirme, te digo que apenas llegué a mi casa y me sentí un poco más segura, lo primero que pensé fue en esa gente que no tiene casa en la que resguardarse de los piedrazos. No sé si es consciencia social o culpa judeo-cristiana.)

sofía dijo...

Axolotl: Nunca me habría puesto a filosofarlo desde ese punto de vista. Muy cierto.

Peperina: Sí, la verdad que luego de leer tu post sobre las peripecias lluvieriles podemos afirmar que fue un garrón ser vos ese día.