lunes, 25 de abril de 2011

Reír

Hoy retomé el gimnasio -luego de un pequeño período de casi cinco meses- con Sun, y a nosotras se nos sumó Zanahoria.
Podría decir que Zanahoria no es una persona que se destaque por ser, digamos, grácil; Pero me quedaría bastante corta. Creo que esta muchacha es la contraposición extrema a todo lo que signifique gracilidad y coordinación; Por lo que se imaginarán que pasé una excelente tarde como hacía rato no sucedía.
La joyita de la anécdota es que, además de la espasticidad, su nulo estado físico hizo que cada vez que me daba vuelta para observarla, ella estuviera tirada en el suelo con cara de esfuerzo y cansancio; Y claro, sin hacer el ejercicio de turno.

¿Una con motorcito no tenés?

5 comentarios:

Tom dijo...

Pelirroja y vaga cual morsa al sol, me interesa, guiño guiño.

Mica B dijo...

jajajajaja, pague el mes de spinning los primeros dias de marzo 12 clases (me quedan cuatro) UN FRACASO.

denise dijo...

por eso dejé el gimnasio hace mucho tiempo, se reían de mí..

Dany dijo...

Habrá un lugar para nosotros los inflexibles?

sofía dijo...

Tom: Jajajaja me hacés reír.

Mica B: Me pasó algo similar. Un año empecé spinning los sábados a LAS NUEVE DE LA MAÑANA con unas amigas. No duramos ni un mes.

denise: Vamos che, no a la vergüenza. Yo creo que lo dejaste porque sos una vaga.

Dany: Debería! Ojo, yo me incluyo en el grupo de los inflexibles eh.