martes, 12 de abril de 2011

Hoy

- El promedio de edad de la gente de la peluquería (excluyendo a la gente que trabaja ahí) era de aprox. 60 años. Estaban las viejas, y yo.

- La peluquería queda a 1 cuadra de mi casa, es bastante concheta, sólo voy porque cortan muy bien y me queda cerca. Hacía dos años que no la pisaba, y no supe a dónde ir cuando entré porque estaba todo distinto; Así que cuando llegué le pregunté a la recepcionista ¿A dónde voy?. Una JEÑA.

- Y bueno, básicamente quedé igual. Sí, igual. Pero con el pelo ligeramente más corto. Y gasté $50.

5 comentarios:

Tom dijo...

JEÑA!

gastmun dijo...

Creo que hubiera preferido la verdadera historia de ese corte, no me mienta, yo se que lucho contra las señoras que resultaron ser un grupo comando antijuvenil, que le ataron las manos a la silla del peluquero y que mientras explicaban su plan maquiavelico, en el cual rapaban a las jovenes para crearle tremendas depresiones, usted logro escapar y por eso hoy continua con el mismo largo de cabello

El Pulpo dijo...

CONTA LA VERDAD, decí que te pelaste y que ahora tenes una peluca!!

Fėdė dijo...

La gran estafa, gran pelicula.

sofía dijo...

Tom: Sí, soy yo, un gusto.

Gastmundo: Pasa que no quise decir nada porque tuve que matarlas a todas y no quiero caer en cana.

Pulpo: Tengo una peluca de pelo natural... arrancado directamente de los cráneos.

Fede: Claro que sí! Me hicieron la película y me estafaron jajaja.