lunes, 10 de enero de 2011

María Elena Walsh

Lo primero que vi en el día fue que había fallecido.
No tengo palabras para expresar mi cariño hacia ella y su arte. Aunque su auge fue en los '70, gracias a mis padres prácticamente crecí con sus canciones en los '90; Y es el día de hoy que me las bajé y ocupan un lugar privilegiado en mi computadora. De más está decir que reconozco al instante sus melodías, y que las letras de sus canciones están grabadas a fuego en mi memoria.
Recuerdo cuando mi hermanita, a su año y medio, usó mis CDs de María Elena Walsh de patines. Fue la primera vez -más no la última- que estuve a punto de asesinarla realmente. ¡Cómo lloré! Para mí no había solución a esos CDs rayados, se me había caído el mundo.




Gracias por todo.

3 comentarios:

Marco dijo...

Un bajonazo, le debemos demasiado a esta mina.

Pablo dijo...

Los de mi generación nos criamos todos con ella de fondo... parte fundamental de la cultura de los chicos! Ojalá que esto haga que muchos padres muestren su música como también Promúsica de Rosario antes que la basura de la tele! Al menos eso!

Che, tu hermana ya te la tenía jurada hace bastante... jajajaja!

Ya tas en Pina con tus amigas???

Beso

Peperina dijo...

Un verdadero bajón.