sábado, 8 de enero de 2011

Homemade movie

Cuando me desperté pensé: "esto podría ser una película". 

 Resulta ser que en mi sueño yo iba a conocer el IUNA, ya que me interesaba ver qué carreras tenía. Estaban ensayando las personas que pertenecían a arte dramático en el momento en que entré al edificio; Y como a mí me interesaba ver de qué se trataba, me quedé sentada en un rincón justo al lado de la profesora. Dicha persona era ésta mujer.
Hablamos entre nosotras, le conté que me resultaba interesante lo que hacían, y qué debería hacer para anotarme. Me dio las indicaciones necesarias, y al otro día ya estaba cursando junto a mis compañeros.
A medida que avanzaba el tiempo, fui teniendo una relación cada vez más estrecha con ella. Yo era una alumna ávida de conocimientos, y a ella le encantaba ese aspecto de mí; Por lo que nos juntábamos en horarios que no eran de clases.

Cada vez me iba adentrando más en su mundo. Estaba felizmente casada y tenía una hija de no más de 10 años, pero había algo que no estaba bien en ella. Solía tener visiones de la foto de un hijo suyo, el cual nunca existió. En la ventana de su cuarto tenía un retrato de dicha foto: era un infante de aproximadamente 7 años, de tez clara, pelo color castaño claro (casi dorado) y pecas en la nariz.Cada vez que tenía sus visiones la familia se trastocaba, ella estaba completamente loca, y me estaba arrastrando a mí a su locura.
Mis compañeros de cursada estaban al tanto de sus accesos de locura, algunos hasta temerosos; Pero esta mujer era una profesora excepcional y no íbamos a desperdiciar nuestra oportunidad de poder triunfar.
Yo me preocupaba por ella, intentaba tranquilizarla cada vez que sufría su demencia; Pero resultó siendo al revés. Empecé a compartir sus visiones, yo veía lo que ella. Sábanas sumergidas en sangre, la foto de su hijo. Yo tenía miedo, realmente estaba asustada y completamente desequilibrada. Hasta que un día no pude resisitir más, y opté por irme y no ver nunca más a aquella mujer.

Muchos años pasaron, yo recuperé mi cordura y su persona para mí era sólo un mal recuerdo. Hasta que la ví. Pasé por esa calle, y vi esa ventana abierta. La vi a ella, completamente cambiada, y lo vi a él. Había dos hombres, pero quien me paralizó completamente fue él. Debería tener 21 años, tenía pelo castaño claro (casi dorado) y pecas en la nariz.

3 comentarios:

Nicolás Nunca dijo...

wow.
sueña y sueña mucho.
Guionémosla.
Me agrega?
crearedes@gmail.com

Un abrazo soñador.

Fló dijo...

LAaaaa que sueño-.. jaja.
Yo he soñado cada cosa tambien, no se que hace mi mente cuando duermo. ,
Un beso grande!

Tom dijo...

Vos sos una soñadora!