lunes, 7 de octubre de 2013

Piropos I

¿Qué mejor que volver de la mano de la inventiva masculina a la hora de querer congraciarse con una fémina? Sospecho que, si me dan bola y esto revive, esta será una de mis secciones favoritas. Ya se ganó su etiqueta. 



Encontrábase mi persona en un bar de mala muerte el sábado; tenía yo mucha cara de orto y pocas ganas de estar ahí, hasta que ¡oh! vislumbré que un distinguido ejemplar masculino se aproximaba a mí. El muchacho en cuestión estaba muy bien; uno de esos con aspecto principezco que cuando una lo ve piensa ¿Y a mí cuándo me va a tocar uno así? 
Para ese momento la escena se desarrollaba como dentro de una película: Chica sentada en una mesa de bar con cara de culo, bullicio y gente alegre de fondo y un muchacho digno de ser galán de Hollywood que se le acerca con una sonrisa.
Se sentó a mi lado y esa sonrisa se transformó en boca hablante, de la que a continuación se oiría la frase introductoria; esa que sabe ser la clave de causar la primera impresión cualquiera sea el discurso. 

Y entonces pronunció: Me encantan las chicas que tienen pelo corto y encima todas las teclas. 

7 comentarios:

efedefede dijo...

el comedor completo, mágia caballeresca.

Tom dijo...

she is back!

sofía dijo...

Fede: La verdad fue un momento mágico. Cuando me comentó eso le respondí "y a dónde vas a buscar minas de pelo corto vos? a la cárcel?" jajaja

Tom: I'M BACK BITCHES!

El Pulpo dijo...

un unico el muchacho!

JLO dijo...

mmm... no es de las mejores frases creo... la apariencia a veces encandila demasiado ja... salu2...

sofía dijo...

Pulp: Únicamente boludo. Pero era lindo. aaaaahh *suspiro*

sheilo: EGGGGGGGSAGTAMENTE. Ojasos verdes en este caso. Y sonrisota. Ñami.

CorazónLunático dijo...

A mi una vez me dijeron "te daría una puñalada de carne". No entendí pero solo pensé en alejarme mucho y rápido.