martes, 4 de octubre de 2011

Vergüenza ajena...

...es cuando una compañera, compungida, le pregunta  al profesor de Gramática Española si en el parcial de análisis sintáctico va a incluir "esas palabras raras".

A ver, persona poseedora de un cráneo relleno de aire, ¿podés acaso ser tan poco agraciada mentalmente? Estás estudiando traductorado de inglés por el amor de dios y la virgen, se supone que uno de los requisitos mínimos es conocer a la perfección tu lengua materna. Y estás hablando de que hay palabras raras. Apuesto un ojo a que jamás en tu vida leíste un libro por motus propio; Y que me lo saquen haciendo palanca con una cucharita de café si es mentira.

"Rodeaban ese infierno, como penitentes quiméricos, las dunas solitarias" no tiene palabras raras. "Me quedé allí atónito, subyugado por esta sorprendente revelación", tampoco. A ver,  ¿Palabras raras? Infeliz, esto son palabras raras. O esto.

Y lo que más vergüenza me da es que, salvo por las dos únicas amigas que tengo en un curso de 50 personas, todos los demás estaban de acuerdo con ese asno del demonio. ¿Ustedes se dan cuenta de la gente con la que yo tengo que lidiar en el día a día?  ¿Cómo pretenden que sea una persona tolerante, siendo que todos merecen que les vomite en la cara?
Algún día voy a pirar, están avisados. Voy a cerrar el aula con llave y comenzaré a tirarme pedos para que tengan una muerte lenta, dolorosa y olorosa.

11 comentarios:

Sof dijo...

TE AYUDO
lo merecen

Tom dijo...

No tengo idea que es un penitente quimérico. O una duna solitaria. Pero ahora que lo pienso tampoco se que es lidiar, tolerante o pedos. No, ni idea che...

elpibedesistemas dijo...

El post es gracioso pero las etiquetas se llevan las palmas. Alto hateblog!

Saludos,
El Pibe de Sistemas

gastmun dijo...

¿Le parece esa venganza?, no se si puedan entender el valor metáforico de su acto de locura.

Peperina dijo...

Sí, en mi profesorado se vive LA MISMA REALIDAD.

Manga de pelotudas, que las pise un tren incendiado por Sobrero o quien sea que los haya incendiado.

El Pulpo dijo...

Tan femenina como solo vos podes ser...

Jueves dijo...

Sí, a veces me siento así. Sobre todo cuando toda un aula tarda 20 minutos en resolver un sistema de ecuaciones con 2 incógnitas.
La muerte a pedos es una gran idea, voy a evaluarla.

Anónimo dijo...

Esto me trajo a la memoria, si se me permite la asociación libre, un cuento de cortazar, utiliza todas palabras que no se entienden el significado... un tipo que se llama rep, hace un par de viñetas en las que no se le entiende nada tampoco. Antes tenía una postura parecida, no soportaba que nadie supiese que era un pleonasmo, o que cuando hablasen de oximoron solo citaban el zahir de borges. Hasta que cai en la cuenta que la ignorancia es un dulce elixir del cual solo puede beberse una sola vez. Que se yo, para algunos quimeras es palabra rara, para otros no, anda a saber, quizás la piba con toda la anarquia de su espiritu modelo esa frase para... basta de cualquierazos!
Perdon
Eze

Cinty dijo...

Coincido con Tom, ni idea de lo que hablas...

























[me ENCANTÓ la muerte lenta, dolorosa y olorosa... creo que la voy a aplicar pronto!]

sofía dijo...

Sof: Gracias por entenderme.

Tom: ¡Sos malo! No me lleves la contra cuando estoy furiosa porque es contraproducente y yo te quiero.

Pibe: ¡Oh gracias! Me hacés sonrojar.

gast: No sé si lo van a entender, pero que nunnnnnnnnnca se lo van a poder olvidar, de eso estoy segura.

Peperina: Eu, ¡no puede ser esto! O sea, no estamos en un colegio men, esto es un nivel académico alto. BASTA, BASTA!

Pulpo: Ohhhhhh estasho de los cachetes colorados que tengo. ¡Es obvio que lo tomo como un cumplido!

Jueves: Mejor no opino sobre lo de las ecuaciones de dos incógnitas... Pero me hace llegar a un punto orgásmico del ego que hayas pensado seriamente sobre matarlos a pedos.

Eze: Estás del tomate men!

Cinty: OH dios que genial que la muerte dolorosa y olorosa haya tenido tanta aceptación por el público! IGual muchachos hay que avisar cuando pongamos esto en acción, no vaya a ser que fallezcamos todos pedeados.

Scarlett DuBois dijo...

Del otro lado del río, los mismas catástrofes se viven en la misma carrera. Muy triste, muy. Y más triste aún, que pocos lograban ver cuán desolador era.